VLOG: Norberto Rivera y los “Matrimonios”Homosexuales.

En #EBDE tuvimos más de 340 respuestas sobre el video de El Blog de Echeverría sobre Matrimonios Homosexuales y la actuación del poder del clerígo en México. En ese sentido, comparto hoy la visión que pude conocer de primera fuente de Jon Shore de patheos.com, un análisis teológico que nos lleva a replantear si la ilgesia, desde sus parametros está actuando bien.

Daniel Echeverría Alemán

Actualización: Marzo 2017,

Salvador del Solar refuta a la iglesia Católica como mínistro en Perú.daniel-echeverria-aleman

 

Los cristianos heterosexuales están siendo anti-bíblicos al usar los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales como justificación para aplicar estándares absolutos de moralidad a los “pecados” homosexuales que ellos mismos no están tentados a cometer, mientras al mismo tiempo aceptan para sí mismos un estándar de moralidad relativa para aquellos pecados en los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales que ellos sí cometen rutinariamente.

La homosexualidad es brevemente mencionada en sólo seis o siete de los 37.173 versos de la Biblia. El hecho de que la homosexualidad se menciona tan raramente en la Biblia debería ser una indicación para nosotros del grado de importancia que le daban los autores de la Biblia.

Mientras que la Biblia casi no habla de la homosexualidad, una gran cantidad de su contenido está dedicada a la forma en que un cristiano debe comportarse. A lo largo de todo el texto, la Biblia insiste en la justicia, igualdad, amor y el rechazo del legalismo sobre la compasión. Si los cristianos heterosexuales están obligados a mirar hacia la Biblia para determinar lo pecaminoso de los actos homosexuales, ¿cuánto mayor es su obligación de mirar a la Biblia para determinar lo pecaminoso de su comportamiento hacia los homosexuales, especialmente a la luz del llamamiento de justicia de la comunidad homosexual?

Algunos de los pasajes bíblicos pertenecientes a esta cuestión son:

Aquel de ustedes que esté libre de pecado que tire la primera piedra. (Juan 8:7) (NVI)

No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.  Porque los mandamientos que dicen: «No cometas adulterio», «No mates», «No robes», «No codicies», y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley. (Romanos 13:8-10) (NVI)

En esta nueva naturaleza no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, culto ni inculto, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y está en todos. Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. (Colosenses 3:11-13) (NVI)

¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Dan la décima parte de sus especias: la menta, el anís y el comino. Pero han descuidado los asuntos más importantes de la ley, tales como la justicia, la misericordia y la fidelidad. Debían haber practicado esto sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos! Cuelan el mosquito pero se tragan el camello. (Mateo 23:22-24) (NVI)

Un principio fundamental del cristianismo es que todos somos pecadores natos, que no tenemos elección sino existir en relación a nuestras naturalezas pecaminosas. Y así los cristianos aceptan como inevitable que cualquier cristiano, en algún momento, beberá demasiado, por ejemplo, o sentirá lujuria o mentirá.

Como hemos visto, en los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales Pablo también condena, junto con la homosexualidad, aquellos tres pecados específicos. Pero los cristianos no piensan que se espera de ellos que nunca cometan ningún grado de esos pecados. Entienden que las circunstancias y la debilidad humana normal deben ser tomadas en cuenta antes de condenar cualquier transgresión. Todos entendemos rápidamente y aceptamos la diferencia entre beber socialmente y ser un borracho, y entre un pensamiento lujurioso y cometer adulterio, entre decir una mentira piadosa para halagar y mentir de forma crónica.

Incluso no juzgamos un pecado tan horrendo como el asesinato sin antes tener en cuenta el contexto en el que ocurrió. La defensa propia, la protección de los inocentes, durante una guerra – todos reconocemos que hay momentos cuando incluso tomar la vida de otra persona no sólo no es un pecado, sino que está moralmente justificado, e incluso constituye un acto de heroísmo.

Los cristianos evalúan el grado de pecado, o incluso evalúan si un pecado real ha ocurrido o no, mirando tanto al daño causado por el pecado, y la intención de quien lo cometió.

Lo hacen, eso es, para todos los pecados excepto la homosexualidad.

Virtualmente cualquier grado de “transgresión” homosexual es tratada por los cristianos como un pecado absoluto merecedor de un castigo absoluto. Los cristianos no trazan ninguna distinción moral entre la violación en grupo de la historia de Sodoma y Gomorra, las orgías a las que Pablo se refería en su Carta a los Romanos, el salvaje abandono sexual al que Pablo se refiere en Corintios 1, y el sexo homosexual entre dos personas devotas que se aman.

Los cristianos heterosexuales están siendo injustos e hipócritas al usar los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales como justificación para aplicar estándares absolutos de moralidad (y un castigo absoluto) a los “pecados” homosexuales que ellos mismos no están tentados de cometer, mientras que al mismo tiempo aceptan para sí mismos un estándar de moralidad relativa (y el aplicar ningún castigo real) para esos pecados listados en los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales que ellos sí cometen rutinariamente.

Como no hay ningún daño demostrable que surja del sexo entre dos personas en una relación homosexual comprometida, y sí que hay un daño significativo demostrable que surge de la discriminación y condenación contra las personas homosexuales, ¿qué base bíblica posible puede haber para no reconocer la vasta diferencia moral entre actos sexuales en el contexto de una relación amorosa comprometida y actos sexuales de cualquier otro tipo?

Aquí hay un par de pasajes de la Biblia que cualquier cristiano debería tener en mente en cualquier momento que se le pida (o al menos se sienta emocionalmente inclinado) a realizar un juicio moral:

No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. (Mateo 7:1)

¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que tienes en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la astilla del ojo” , cuando tú mismo no te das cuenta de la viga en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano. (Lucas 6:41-42)

La Biblia no es un libro de reglas, y los cristianos no pueden sacar de contexto ningún pasaje de la Biblia, y aún así pretender entender de forma clara ese pasaje.

Es importante entender que incluso las sectas cristianas más fundamentalistas no toman a la Biblia de forma completamente literal. El Nuevo Testamento tiene dos mil años de antigüedad. Sus contextos culturales, junto con la traducción, son siempre tomados en cuenta por cualquier cristiano que se tome en serio la comprensión de este vasto y complejo trabajo.

Además, la Biblia no es un contrato, o un conjunto de instrucciones, donde cada pasaje se refiere a algo claro y específico. No es un libro de reglas para ser cristiano. Es en cambio una colección de historia, poesía, proverbios, directivas morales, parábolas, cartas y visiones extraordinarias ampliamente variante. Seríamos tontos si no entendiéramos que no todo lo que está en la Biblia es un mandamiento, y que los cristianos no pueden tomar ninguna pequeña sección de la Biblia fuera de su contexto, y aún así esperar comprender de forma clara su significado.

Las cuatro primeras menciones de homosexualidad en la Biblia ocurren en el Antiguo Testamento.

Mientras que aún siguen siendo inspirados e influenciados por el Antiguo Testamento, los cristianos recibieron instrucciones específicas de Pablo de no seguir las leyes del Antiguo Testamento, en pasajes tales como:

Por una parte, la ley anterior queda anulada por ser inútil e ineficaz, ya que no perfeccionó nada. Y por la otra, se introduce una esperanza mejor, mediante la cual nos acercamos a Dios. (Hebreos 7:18-19) (NVI).

Antes de venir esta fe, la ley nos tenía presos, encerrados hasta que la fe se revelara. Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos justificados por la fe. Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía. (Gálatas 3:23-25) (NVI)

Así mismo, hermanos míos, ustedes murieron a la ley mediante el cuerpo crucificado de Cristo, a fin de pertenecer al que fue levantado de entre los muertos. De este modo daremos fruto para Dios. (Romanos 7:4) (NVI)

Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia. (Romanos 6:14)

En la práctica, los cristianos no siguen los dictados del Antiguo Testamento. Si lo hicieran, la poligamia sería legal, y prohibidas estarían cosas como los tatuajes, vestir ropas de distintas telas, comer cerdo y plantar distintos tipos de pastos en los jardines – y el día de oración cristiano sería el Sábado, no el Domingo. Y si los padres de una novia no pudieran, a petición de su marido, probar que ella es virgen, entonces dicha novia debería ser apedreada hasta morir. Y los cristianos tendrían que matar por lapidación a cualquier otro cristiano culpable de adulterio.

Claramente, ya no seguimos ninguna de estas reglas.

Por lo tanto, el uso de los cuatro pasajes del Antiguo Testamento para condenar a todos los actos homosexuales no sigue ninguna directiva de Dios, ni las prácticas de los cristianos contemporáneos

En los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales Pablo condena la actividad sexual coactiva, excesiva y predatoria entre personas del mismo sexo practicada por los Romanos – y habría condenado los mismos actos si hubieran sido heterosexuales en naturaleza.

Debido a que el entendimiento y práctica de las prescripciones del Nuevo Testamento que tienen los cristianos ha evolucionado de forma natural e inevitable junto con la sociedad y cultura de la que son parte, en cualquier momento de la historia los cristianos han siempre seguido selectivamente los dictados del Nuevo Testamento. Este es el motivo por el que las mujeres cristianas ya no se sienten moralmente obligadas a seguir las directivas de Pablo de dejar su cabello sin cortar, de mantener sus cabezas cubiertas en la iglesia, o de siempre permanecer calladas en la iglesia. Es por esto mismo por lo que la Biblia ya no se usa para justificar la cruel institución de la esclavitud o para negarle a las mujeres el derecho al voto.

Así como estos pensamientos y entendimientos del Nuevo Testamento cambiaron y crecieron, así es que hoy se hace cada vez más claro para los cristianos que los tres pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales del Nuevo Testamento (cada uno de los cuales fue escrito por Pablo en cartas a o acerca de iglesias distantes emergentes) cuando se entienden en su contexto histórico, no constituyen una directiva de Dios acerca de la gente LGBT hoy.

Aquí están las tres menciones de la homosexualidad en el Nuevo Testamento:

¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. (1 Corintios 6:9-10) (NVI)

Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios padres, para los asesinos, para los adúlteros y los homosexuales, para los traficantes de esclavos, los embusteros y los que juran en falso. En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina (1 Timoteo 1:9-10) (NVI)

Por tanto, Dios los entregó a pasiones vergonzosas. En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza. Así mismo los hombres dejaron las relaciones naturales con la mujer y se encendieron en pasiones lujuriosas los unos con los otros. Hombres con hombres cometieron actos indecentes, y en sí mismos recibieron el castigo que merecía su perversión. (Romanos 1:26-27) (NVI)

En los tiempos en los que el Nuevo Testamento fue escrito, los conquistadores romanos de la región frecuente y abiertamente mantenían actos homosexuales entre hombres mayores y niños, y entre hombres y sus esclavos masculinos. Estos actos de sexo no consentido se consideraban normales y socialmente aceptables. Eran, sin embargo, moralmente repulsivos para Pablo, como hoy lo serían para todos, homosexuales o heterosexuales.

La referencia universalmente reconocida en materias de la antigüedad es el Diccionario Clásico Oxford (Oxford Classical Dictionary, OCD). Aquí está lo que el OCD (tercera edición, revisada, 2003) dice en su sección sobre la homosexualidad practicada en los tiempos de Pablo:

“. . . la penetración sexual de prostitutos masculinos o esclavos por hombres convencionalmente masculinos de la elite, que podían comprar a los esclavos expresamente para ese propósito, no era considerada moralmente problemática.”

Este es el contexto social en el que Pablo escribió acerca de los actos homosexuales, y es este contexto el que los cristianos están obligados a traer a su entendimiento e interpretación de los tres pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales . Pablo ciertamente condenaba la actividad sexual entre personas del mismo sexo que veía a su alrededor. Era coactiva; no tenía freno; involucraba hombres mayores y niños. Como un hombre moral, Pablo estaba asqueado por estos actos – como, ciertamente, lo hubiera estado por los mismos actos de haber sido heterosexuales en su naturaleza.

Los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales se escribieron sobre actos sexuales entre personas heterosexuales del mismo sexo y no se refieren al tema de actos homosexuales cometidos entre una pareja homosexual comprometida, porque el concepto de que una persona fuera homosexual no existía en el momento en que la Biblia fue escrita.

Es también importante para nuestra lectura de los pasajes del Antiguo Testamento comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales que entendamos que mientras que por supuesto que Pablo sabía acerca de los actos sexuales que tomaban lugar entre personas del mismo sexo, no tenía idea alguna de personas homosexuales. Virtualmente nadie en la época de Pablo estaba “fuera del armario”; nadie vivía, o se identificaba públicamente de ninguna manera, como homosexual. Pablo no tenía concepto de una población entera de gente que, como condición fundamental e inalterable de su existencia, estaban sexualmente atraídos a personas del mismo sexo y no sexualmente atraídos por personas del sexo opuesto.

Aquí está la apertura del artículo del OCD sobre la homosexualidad:

Ninguna palabra griega o latina se corresponde con el término moderno “homosexualidad” y la sociedad mediterránea antigua no trataba en la práctica a la homosexualidad como una categoría social operativa de la vida personal o pública. Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo ciertamente ocurrían (están ampliamente documentadas en fuentes antiguas) pero no eran sistemáticamente distinguidas o conceptualizadas como tales, mucho menos cuando se pensaba que representaban un fenómeno único, homogéneo en contraste con las relaciones sexuales entre personas de diferentes sexos… La aplicación de “homosexualidad” ( y “heterosexualidad”) en forma sustantiva o sentido normativo a expresión sexual en la antigüedad está desaconsejada.

Podemos estar seguros de que Pablo no estaba escribiendo a, o acerca de, la gente homosexual, porque sencillamente el no podría haberlo hecho, así como tampoco podía haber escrito sobre los smartphones o sobre los iPads. No sabemos que podría haber escrito o dicho Pablo hoy en día sobre la gente homosexual. Todo lo que sabemos es que en el Antiguo Testamento él escribió sobre relaciones sexuales promiscuas, predatorias y no consentidas entre personas heterosexuales del mismo sexo.

Si nos vamos a guiar por la Biblia, entonces debemos tomar el texto como es. Sí que condena sexo homosexual (y heterosexual) que es excesivo, abusivo, y fuera del matrimonio. No habla, sin embargo, del estado de homosexualidad en sí mismo – mucho menos del tema de los actos homosexuales entre una pareja homosexual casada. Los cristianos por lo tanto no tienen justificación moral basada en la Biblia para condenar tales actos.

“El mayor de todos estos es el amor”

El mensaje principal de Jesús era el amor. Jesús modeló al amor; Jesús predicó el amor, Jesús era amor. Los cristianos que desean hacer y vivir la voluntad de Jesús están moralmente obligados a siempre errar en el lado del amor. Si se toma en conjunto, la evidencia – el contexto social en que la Biblia fue escrita, la falta del mismo concepto de persona homosexual en el tiempo de Pablo, la inhabilidad de las personas homosexuales de casarse, la desigualdad entre como se aplican los pasajes de la Biblia comúnmente utilizados para condenar a los homosexuales entre una población mayoritaria y una minoritaria, la injusticia del castigo consistente en exclusión de la iglesia de Dios en la tierra y del amor humano en general por una forma de ser sobre la que no hay elección- muestra que elegir condenar y excluir a los homosexuales basándose en la Biblia es la elección moralmente incorrecta. Esa evidencia debería en su lugar llevar a la más obvia, y más cristiana de todas las posiciones, expresada de forma tan bonita por Pablo mismo en 1 Corintios 13:

El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá. Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta; pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño. Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido.

Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.” (1 Corintios 13) (NVI)

El sitio de John Shore y sus declaraciones completas: http://www.patheos.com/blogs/johnshore/2012/07/el-mejor-razonamiento-de-por-que-la-biblia-no-condena-la-homosexualidad/

Anuncios

Un comentario en “VLOG: Norberto Rivera y los “Matrimonios”Homosexuales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s